1) Nivelación:
Luego de su aplicación las pinturas deben auto nivelarse permitiendo desaparecer las marcas producidas por el pincel, rodillo o sopleteado, obteniendo una superficie lisa o similar a la del sustrato.
Recordemos que por lo general las pinturas (salvo casos especiales) no rellenan sino que copian las características de la superficie.


2) Secado:
El proceso de secado de una pintura debe producirse dentro de un tiempo razonable de manera tal que le permita lograr el fenómeno de nivelación indicado anteriormente y evitar que se adhiera sobre la película el polvo u otros contaminantes ambientales. Este proceso es afectado seriamente por las condiciones ambientales y es el que nos indicara valores como tiempos de repintado, lijado, alcance de su resistencia máxima etc.

3) Pintabilidad:
Deben extenderse con facilidad ofreciendo la menor resistencia al deslizamiento del pincel o rodillo. Dentro de este concepto esta incorporado el de un correcto mojado de la superficie.

4) Poder Cubriente:
Esta propiedad esta relacionada con la capacidad de cubrir u ocultar el color de la superficie a pintar. Es por lo general, erróneamente, la mas asociada a la calidad.

5) Rendimiento:
Es la relación entre el tamaño de superficie pintada y la cantidad de pintura que ha sido necesaria aplicar para obtener un acabado donde se haya cubierto totalmente el sustrato.
Se expresa en metros cuadrados por litro y generalmente por mano ya que por lo general son necesarias 2 manos para obtener un cubritivo total, dependiendo del tipo de pintura y de la calidad de la misma.
Como varía según la absorción del fondo, los mejores rendimientos se obtienen
con una correcta preparación de las superficies a pintar.

6) Estabilidad:
La pintura debe tener estabilidad en el envase conservando valores como viscosidad, sedimentación o separación mínima. En el caso de presentar algún sedimento, este deberá ser fácil de incorporación. Tiempo promedio de 2 años en condiciones adecuadas de almacenamiento.

7) Viscosidad:
Esta propiedad tiene relación con la aplicabilidad de las pinturas, sin que se produzcan descolgamientos o chorreaduras y con la estabilidad en cuanto a mantener en suspensión los pigmentos y cargas evitando la sedimentación de los mismos.

La viscosidad no se relaciona directamente con la calidad de una pintura ni de su rendimiento, tal como lo interpreta el común de la gente, por el contrario, ésta puede aumentarse por medios artificiales y no aportarle ventaja alguna al producto.

Cuánto más se diluya la pintura, menor será su poder cubriente. La calidad del diluyente es fundamental para que la pintura desarrolle todas sus propiedades